Simpleza

Florencia

Flor B.jpg

Es tan simple ser feliz y tan difícil ser simple. 
La simpleza se me aparece en pequeños momentos de conexión. Momentos vibrantes cómo alguna carcajada de mis hijos, alguno de sus besos de buenas noches o esos abrazos que hoy en día tanto extraño de la gente que quiero.

De los que duran aproximadamente unos 15 segundos, te aprietan los brazos, casi que te dejan sin aire y son pura electricidad para el alma.

Creo que la simpleza es tan solo una conexión. Una conexión conmigo misma. Una conexión con la naturaleza. Una conexión con el entorno que me rodea.

Un entorno que muchas veces se empodera por la corriente del viento o del mar o por las luces eternas de la ciudad. Este sentir del que hablo es una unión entre lo que nos rodea, nuestro cuerpo y nuestra mente. Es un sentir tan rebelde como un adolescente a los 14 años, difícil de perseguir, de controlar y a veces de encontrar.

Hago de mi fotografía una herramienta para captar esos momentos de simpleza que inesperadamente se cruzan por mi camino y duran unos pocos instantes.

A través de ella intento atesorar su luz  y detenerlos para disfrutar de ellos un poco más.